El Juego de Katrina

Jethazabet Yañez es una de nuestras amigas chilenas. Ella , al igual que su bella hija Katrina, tienen Síndrome de Asperger. Siempre tan generosa, hoy nos comparte como fue su experiencia cuando ayudo a su hija a jugar con muñecas! Gracias Jethy!

Katrina tenía 7 años recién cumplidos y no sabía jugar a las muñecas. De más pequeña ni siquiera mostraba interés en tenerlas y desde los 6 años, solo las coleccionaba. Tenia una gran colección de “monster high” le fabrique una casa de 3 pisos que ella misma diseño con todos los muebles, pero nada, las muñecas permanecían en la casa siempre en las mismas poses. Todo exactamente en el mismo lugar, solo se acercaba a mirar y cerciorarse que nada estuviera fuera de su orden. Pasaba largas horas mirando videos en youtube de niñas jugando a hacer películas con sus monster, pero no imitaba el juego, solo la decoración.

De vez en cuando venia mi sobrina 2 años menor que ella la Alén a jugar con ella, pero Katrina, para que no la interrumpiera mientras dibujaba en el PC le sugería que jugara con su casa de muñecas Alén te presto mi casa, ¡ve a jugar con ella!_ pero no le permitía cambiar el orden, solo pretendía que se quedara observando.

El primer amago de juego, fue con unos little pet shop, Eligio a 5 de su colección y los puso en fila como siempre, pero con música de fondo. La diferencia, al mirarlos sonreía y hacia gestos con la cara, los muñecos estaban inmóviles, pero en su mente no. Se convirtió en un ritual, siempre los mismos muñecos, siempre la misma música, de apoco el ritual cobro mas complejidad una cámara de video puesta sobre cajas y los muñecos se movían… primero los agrupaba en el centro y los hacia dar brincos, luego uno avanzaba unos pasos unos 6 tiempos luego el otro y así, cada uno en su turno, los hacia recorrer la casa a un ritmo determinado, subían las escaleras si el tiempo la alcanzaba se apuraba en recuperar el ritmo… hacían lo mismo en el nivel superior avanzaban de uno en uno al tiempo, bajaban las escaleras y los subía a todos a un auto el cual salía del set. Se acababa el juego.

En las noches revisaba una y otra vez el video, tratando de encontrar algo en el patrón, hasta que un día busque en su juego previo, trate de recordar y al recordar escuche en mi mente la música, la música que usaba para solo mirarlos y sonreír “Wannabe de las Spice Girls” puse el video en youtube y a mismo tiempo puse play al video de Katrina, era los mismo, estaba imitando todo exactamente igual.

Mira le dije yo, un día que veía videos de películas caseras de monster high, ellas están jugando, es como hacer una película en el momento, una historia entre todas, es mas fácil y entretenido hacer las historias si hay mas niñas moviendo las otras muñecas, tu solo tienes 2 brazos y son muchos personajes. Abrió sus enormes ojos y me pregunto _Mama cuando viene la Alén?… llame a mi hermano y Alén estaba con su set de muñecas lista el día sábado ¡graso error! Katrina tenia la historia armada en su mente y por lo que vi la había practicado toda la semana y le exigía a gritos a la pobre Alén que lo siguiera al pie de la letra… como un director corrigiendo a los actores, no quise intervenir para observar, pero la situación se salio de control y Katrina termino disparando la casa con furia mientras gritaba _ ¡así no es!!!_ Mi sobrina metida debajo de cama y Katrina rompiendo una a una sus muñecas.

Me tomo mas menos un mes idear como enseñarle el juego de las muñecas, era fácil entenderla. Los TEAs para muchas situaciones ensayamos una y otra vez lo que podría ocurrir, eso nos da seguridad, pero el problema es cuando los libretos mentales no ocurren como planificamos, lo cual es muy a menudo. La vida es como una película, pero improvisada y somos pésimos improvisando. La importancia del juego, es que es una preparación para la vida, de la habilidades sociales que desarrollemos de el, dependerá nuestro desempeño en nuestra vida de adultos, de hecho la mayoría de nuestras actitudes disruptivas de adultos y de niños son por que alguien se salió de nuestro libreto mental. No creo exagerar en su importancia, ni en la preocupación que me provocaba, yo nunca supe jugar por que no me sabia las reglas implícitas y ahí estaba la solución “había que ponerle reglas”.

Nos sentamos cada una con una muñeca en la mano, le pregunte a Katrina ¿Cuál es el órgano de nuestro cuerpo que nos permite hablar y movernos?_ el Cerebro_ ¡muy bien! Dime ahora, ¿las muñecas tienen cerebro? _ ¡no!!!!! Son de goma_ muy bien, mira las muñecas no tienen cerebro, pero cuando las tomamos entre nuestras manos, nuestro pensamiento viaja a trabes del brazo hasta la muñeca, pero solamente si la tenemos en nuestra mano… las muñecas que están en la mano de otra niña, siguen el pensamiento de esa niña, por que su mano trasmite su pensamiento. Esa s la regla del juego de las muñecas “cada muñeca obtiene el pensamiento del cerebro del niño a través de la brazo, este pensamiento la hace hablar y moverse, pero solo el pensamiento del niño que lo tiene en la mano” ¿practiquemos?. Al principio le costaba hasta hablar, no sabia que decir, pero de apoco fue entendiendo, tuve que recordarle una y otra vez la regla, constantemente trataba de imponer su pensamiento a mi juego, por lo que tenia que reforzar ¿esta tu manos en esta muñeca? _no_ bueno entonces ve la manera de que yo haga lo que tu quieres… quizás si me lo propones con palabras mi muñeca acepte, mi muñeca no sabe lo que tu estas pensando los pensamientos no se escuchan… _ok respondió Katrina ¿quieres ir por unos helados? Mmmmm ¡si! Me parece una idea genial… ¡vamos! Ya estábamos jugando

Fue largo y metódico el proceso, pero Katrina antes de cumplir los 8 años ya sabia jugar a las muñecas con los demás niñas y sin supervisión.

Jethzabet Yañes

Artículos relacionados

3 Comentarios

Dejar un comentario