Cuando el diagnóstico no tiene voz

En este mes se celebra el día internacional del síndrome de Asperger, hace cuatro años ya de haber recibido el diagnóstico. Y he estado pensando mucho en por qué me da temor dar a conocer mi diagnóstico, o a qué le temo exactamente. Bueno,  le temo “al qué dirán”, le temo a los estereotipos y prejuicios, esto es lo que más me cuesta. Y es que mi problema no es tener Asperger, mi problema es la incomprensión de los demás hacia lo que es tener Asperger. Porque he visto que algunas personas que se dicen ser “normales” actúan como si no entendieran al otro, aunque no tienen autismo a veces son rígidos y estereotipados o simplemente lo diferente les parece muy extraño y no pueden ser flexibles.  Eso me da pavor, me da pavor las barreras que no se ven pero que son muy altas, me da miedo la exclusión y el rechazo, me pone nerviosa tener que explicar cada concepto de lo que es el Asperger, y tartamudeo sin hablar, se me embotan los pensamientos de tan solo imaginarlo. Me da miedo la incredulidad y las explicaciones dobles para que se entienda lo que sí puedo hacer y lo que cuesta un poco más de trabajo. Ya veo esa cara del profesor o del compañero de trabajo, ese gesto de “te ves muy normal, yo no creo que…” y a uno lo acorralan de intrigas ajenas y mejor ya no explico nada. Me da miedo las expectativas que se forman en la sociedad con tan pocos detalles, pero que al final se convierten en expectativas globales, en reglas que nacen sin fundamentos pero que son creídas por todos. Y así te ven, como una etiqueta. Me da miedo el bullyng y las burlas, o ser el centro de atención. Me da miedo quedarme sola. Por eso  mejor no digo que soy Asperger, y lo guardo como si fuera un delito o un enigma. Porque aunque sé vivir con esta bella forma de ver la vida, aún no estoy preparada para que esta sociedad lo sepa. Simplemente no estoy lista. No soy tan valiente.

Yeimy

Artículos relacionados

3 Comentarios

  • Jesshy Romanov 13 febrero, 2017   Responder →

    Uy 😮 me identifico con todo lo que dices u_u

    En especial cuando me dicen que no parece que tenga SA o
    cuando tengo que estar explicando de que trata.

    Frecuentemente me he sentido sola u_u

  • Melisa O. 17 marzo, 2017   Responder →

    Me pasa exactamente lo mismo. El solo hecho de pensar en tener que dar explicaciones, en recibir miles de cuestionamientos, hace que “esconda” mi diagnóstico y que lo sepan unos pocos. Es agotador soportar las posibles opiniones y prejuicios de la gente. Sinceramente me siento más tranquila y protejida de esta forma. Será que tampoco soy valiente…

  • sonia 5 mayo, 2017   Responder →

    Soy adulta Aspie también; he llegado al extremo de ocultar mi condición hasta en mis círculos más íntimos por miedo al fracaso; me dá verguenza que los padres de mi pareja sepan acerca de mi “personalidad” e inclusive he llegado a inventarme que estoy con personas para que mis padres NO sufran tanto por mi.
    Creo que todavía no lo tengo en absoluto superado y mi depresión es muy elevada y mi tristeza; me encuentro tan mal que creo que llega a afectar a mi salud; no a la mental como es obvio a nivel de depresiones y ansiedad; sino a nivel físico.

    Tengo tanta tristeza acumulada y aislamiento que a veces pienso en autólisis; actualmente estoy en tratamiento con medicación (para no dejar un testimonio tan dramático pero cierto).

Dejar un comentario